domingo, 17 de mayo de 2009

De Guatemala a Guatemejor – ¡Qué viva Guatepeor!

Redacción NyP/jm.- En un país con tantos mundos paralelos como los que existen en Guatemala, la vida siempre guarda un continuo de oportunidades y de potenciales para todos.  Estos mundos son, para nombrar algunos, el mundo maya y sus submundos (incluido las cuevas de Naj Tunich en el departamento de Petén), el mundo de los “ladinos”, el mundo urbano, el mundo rural, el mundo de la política nacional, departamental y el mundo de la política local, el mundo de la economía informal que la mayoría de la ciudadanía comparte a diario, el mundo de los turistas y sus centros más populares Antigua Guatemala, el Lago Atitlan con sus volcanes, atrás, las playas y a las selvas, y Tikal (otra vez el departamento de Petén). El mundo de la mujer, de los niños, de los hombres y el mundo de los ancianos.

Para los que viven en estos mundos la vida cotidiana siempre guarda sorpresas y suspenso. Para los guatemaltecos no existe ni si quiera la palabra “aburrida” como tal. Si por ejemplo un ama de casa dice que está aburrida, eso no significa que se le hacen largo las horas, sino ella quiere decir que está enojada con algo que le fastidia, le molesta o con lo que está harto.

En Guatemala las barreras entre la política y las estrategias de sobrevivencia de la gente son muy beneficiosas, se puede decir que casi se encuentran en una relación de dependencia. Si una ciudadana o un ciudadano necesita trabajo, simplemente busca a un contacto en uno de los mundos políticos (a nivel nacional, departamental o local) para conseguirse un puesto. Nadie le aburre con preguntas sobre sus estudios o su profesión o sus competencias, sólo tiene que pertenecer al mundo pertinente y estar dispuesto a dejarse quizás acarrear a una u otra manifestación en contra sus propios hermanos guatemaltecas.

Los bancos en Guatemala son muy generosos. Es fácil conseguir un crédito, y para eso a la vez, es mu fácil conseguir un lote de tierra que sirva de garantía para el dinero que se solicita a la institución. Eso todavía es más fácil cuando se no se ha decuidado crear una buena red con contactos con los mundos paralelos.

Los gobernantes de Guatemala siempre son buenos y sólo quieren lo mejor para su gente, los gobernantes solo piensan en ayudar. Ayudar en especial a su gente. Y para que se logre construir esa gobernabilidad impecable, también usan con frecuencia los impuestos de los ciudadanos, para poder decirles a través de los medios de comunicación, que buenos gobernantes que tiene el pueblo.

Ahora, desafortunadamente existen también aquellos Guatemaltecas y Guatemaltecos que son malos. Son malos por que manifiestan por querer justicia, son malos por que denuncian abusos de autoridades, hay mujeres malas que denuncian la violencia contra ellas, hay guías maya que luchan por una universidad que educa dentro de su cosmovisión, hay Guatemaltecos que son malos por que hablan de corruptos, y hasta existió un abogado muy malo, que desde su tumba mandó un mensaje, que sostiene que los buenos le mataron. ¡Que viva Guatepeor!