lunes, 9 de marzo de 2009

Hallan friso maya que representa a héroes del Popol Vuh

Cubierta por inmensos árboles en el espesor de la selva del Petén, en el norte de Guatemala, la cuenca de El Mirador es una "verdadera joya" que sigue guardando tesoros desconocidos sobre el esplendor de la civilización maya, la cual es mucho más antigua de lo creían los expertos.

"Es una joya increíble, un diamante en bruto. No hay nada en América Latina comparado con esto. Es una joya mundial", afirma el arqueólogo estadounidense Richard Hasen, quien el sábado develó un friso construido unos 300 años antes de Cristo en ese lugar, ubicado a unos 650 km al norte de la capital.

El friso que muestra a los gemelos "nadando entre monstruos celestiales" después de recuperar la cabeza de su padre Hun Hunapú, decapitado por los señores de Xibalba, gobernadores del inframundo.

La pieza de unos cuatro metros de largo y tres de altura, construida en piedra caliza y estuco, representa la misma imagen que aparece en el manuscrito original del Popol Vuh que en 1701 fue encontrado por el fraile español Francisco Jiménez, durante el período de conquista y colonización de las regiones habitadas por los mayas.

"Algunos no le dan credibilidad al Popol Vuh, porque dicen que tiene influencia cristiana, pero con este hallazgo se demuestra que la cultura Maya ya tenía conocimiento de esa historia", señaló el arqueólogo estadounidense.

El Popol Vuh narra la forma en que fue creado el mundo según la cosmovisión de los mayas, y en la actualidad es considerado el libro sagrado de los indígenas descendientes de esa milenaria cultura.

La pieza, perteneciente al período preclásico, fue descubierta de forma "accidental", mientras los arqueólogos trabajaban en El Mirador en la restauración de un sistema de canales hidráulicos que abastecían a esa ciudad maya.

El friso fue encontrado en la parte central de una especie de piscina en la que los gobernantes se bañan y realizaban sacrificios.

Aunque El Mirador es una mina arqueológica, el acceso es difícil porque se necesitan tres días para ingresar por tierra, mientras que el tiempo se reduce a 30 minutos en helicóptero desde aeropuerto Mundo Maya, ubicado en Santa Elena, unos 520 km al norte de la capital.

vea también: Piden apoyo financiero para rescate de portento arquealógico maya (SDP)

fuente: prensa